Tú me heriste, rosa mía,

        al prender fuego en mi corazón.

        Tan profunda fue la herida

        que a tus espinas rendí mi vida

        y a tus pétalos mi eterno amor.

 

        Violant de Bru, 2003

          Principal